OPINIÓN

Historias de militancia

¡Los Derechos se conquistan en las calles!

Historias de militancia por el pañuelo verde, para que SEA LEY! Que el Senado el 29/12 este a la altura del momento histórico y la lucha continuara para que ese derecho sea efectivo en cada rincón del país

Foto: Télam
Foto: Télam

 

Por Malka Manestar *

 

Hace algunos años las mujeres tomamos las calles, la marea verde logró disputar sentidos por el aborto legal, seguro y gratuito.Hoy podemos decir con convicción que hay una batalla cultural que ya ganamos, conseguimos media sanción en la Cámara de Diputados para la ley de interrupción voluntaria del embarazo y no vamos a parar hasta ¡QUE SEA LEY!. Aquí comparto, mi pequeña historia de militancia.

La primera vez que mis ojos vieron un pañuelo verde fue durante el Encuentro Nacional de Mujeres que se realizó en Jujuy en el año 2006, tenía  16 años y participé de las actividades junto a mi mamá y mi tía. Esa también fue la primera vez que participé de una marcha de mujeres.

En ese momento mis convicciones en relación al aborto no eran tan firmes como ahora, transitaba los últimos años de la secundaria en un Colegio católico, donde la ESI no existía y nos enseñaban que el feminismo era el peor mal que podía existir, sin embargo, entendía que el aborto no era algo tan malo como nos enseñaban en la escuela, pienso que eso fue principalmente por la educación que recibía en mi casa, donde las cosas eran de otra manera.Mi mamá, médica del sistema de salud público, siempre me permitió pensar en libertad, alejandome de los prejuicios y los fundamentalismos religiosos y acercándome a las realidades sociales desde el amor y la empatía.

Con los años esas convicciones se fueron fortaleciendo y sobre todo llenando de argumentos tanto desde lo político, lo social, pero fundamentalmente desde lo jurídico/normativo. Mi tránsito por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UNT, fue transcendental en este proceso, recuerdo tantas compañeras de charlas eternas sobre el aborto y algunas cátedras donde nos dieron la posibilidad de entender la norma desde su función social y como herramienta de cambio. Nunca me voy a olvidar de un Taller de Oratoria, donde nos tocaba defender argumenos a favor y en contra de la legalización del aborto, ahí comprendimos que más allá de nuestras convicciones personales morales, ideológicas o religiosas, el aborto era una realidad en nuestro país, que las mujeres morían a causa de abortos clandestino, y que por más que a muchos no les gustara, el aborto seguiría existiendo, por lo tanto el Estado debía hacerce cargo de esta situaciónavanzando hacia la despenalización.

Al terminar la Facultad, continué estudiando la Maestría en Derechos Humanos, Estado y Sociedad en la UNTreF, donde tuve de docentes a luchadoras históricas por el derecho alaborto como Dora Barrancos, y empezaron mis años de militancia en Andhes (Abogados y abogadas del Noroeste Argentino en Derechos Humanos y Estudios Sociales).Este transitar me permitió comprender aún más porque el aborto es un derecho humano fundamental para las mujeres y personas con capacidad de gestar.Empecé a defender con convicción que tenemos derecho a tomar decisiones sobre nuestros cuerpos, que tenemos derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos que se vulneran permanentemente, por lo que la militancia es un compromiso cotidiano, que el derecho a decidir si queremos ser o no ser madres debe ser una realidad para todas, porque la autodeterminación hace a una ciudadanía plena, es una deuda pendiente de la democracia con nosotras y el Estado debe garantizarnos la plenitud sobre nuestras vidas mediante políticas públicas concretas.

También comprendí que no existe en nuestro país ningún impedimento Constitucional ni Convencional para avanzar en la legalización, por lo que resulta necesaria una adecuación de la normativa nacional vigente conforme a los estándares internacionales en materia de Derechos Humanos, es más, muchos de los máximos órganos de aplicación de Tratados Internacionales como el Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW) o el Comité de los derechos del niñx, recomendaron a Argentina que avance en legalizar el aborto, como una forma de garantizar derechos de niños, niñas y adolescentes y de garantizar a las mujeres una vida libre de violencias y discriminaciones.

Desde la militancia la realidad nos golpea cotidianamente, la falta de políticas públicas y de justicia con perspectiva de género, nos llevan a tener que lamentar situaciones terribles, niñas víctimas de abusos sexuales obligadas a ser madres por funcionarios estatales obstaculizadores de derechos que niegan sistemáticamente las interrupciones legales del embarazo, vigentes en nuestro país desde 1921, confirmadas posteriormente por el fallo FAL, como el caso de Lucía que desde Andhes nos tocó acompañar.Hoy, cien años después, todavía hay personas que se creen con facultades para decidir sobre la vida y la salud de mujeres, niñas y adolescentes, esto no lo podemos permitir.

Mi deseo de fin de año es que el Senado este a la altura del momento histórico que estamos viviendo, y que logremos la mayoría necesaria para la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Si lo logramos el año nuevo nos encontrará festejando la ampliación y la conquista de derechos, pero la lucha y la militancia no habrán terminado, continuaremos hacia su efectiva aplicación en cada rincón del país, porque es allí en el territorio que cada una habita donde merecemos ser libre e iguales en dignidad y en derechos.

¡SERÁ LEY!

 

*Militante de Derechos Humanos.

Abogada. Especialista en Políticas Públicas y Justicia de Género. Magister en Derechos Humanos, Estado y Sociedad.

Coordinadora Institucional de Andhes.