OPINIÓN

Tras la media sanción de la Ley IVE

Ya no hay motivos para el silencio y la clandestinidad

Más de dos años después se volvió a obtener la media sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la Cámara de diputados del Congreso de la Nación. Paso a paso el movimiento feminista y de derechos humanos sigue poniendo hitos en l

Ya no hay motivos para el silencio y la clandestinidad

 

Por Tere Jordán

Tengo grabado en mi memoria el recuerdo del primer pañuelo verde que me regalaron. Fue una compañera de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir en el Mercado de Tilcara en una actividad del 8 de marzo “Día Internacional de las Mujeres”. Desde ese momento va por todos lados atado a mi mochila.

Llevar un pañuelo verde no es fácil, mucho más en un pueblo como Tilcara. Despierta miradas de asombro y desagrado por igual. Pero también es una manera de dar pelea al silencio y la clandestinidad. Abundan las anécdotas en que alguien mandó un mensaje pidiendo ayuda con la tranquilidad de saber que ese pañuelo verde le garantizaba acompañamiento. Vecinas del barrio,compañeras de la facultad y hasta desconocidas se acercaron con la seguridad de que nadie las iba a juzgar ni condenar.

A quienes lo sostenemos nos da fuerza de saber que ese trozo de tela verde tiene historia, una historia ancestral que surge con aquellas mujeres que en los pueblos ayudaban a abortar. También son  parte de esta historia los derechos conquistados desde el siglo XVII: ser reconocidas como personas distintas a los animales, poder estudiar, entrar a la universidad, votar, postularnos en una elección, acceder a cargos directivos enuna empresa, desanudar la sexualidad de la reproducción para tener derecho al disfrute. Más cerca en el tiempo son fundamentales los Encuentros Nacionales de Mujeres y el recorrido de lucha y organización de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Además integran esta historia  las luchas sostenidas por la implementación de la Educación Sexual Integral, para que el estado desarrolle programas que garanticen el acceso a métodos anticonceptivos, la exigencia de los espacios de consejería en salud sexual integral reproductiva y no reproductiva en los hospitales, el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo conforme lo establecen nuestras leyes hace más de un siglo, la ampliación de derechos de las disidencias sexuales,  las políticas públicas respecto a los embarazos no intencionales en la adolescencia y el derecho a ser niñas, no madres, entre tantos otros frentes de pelea cotidiana en cada territorio.

Como herederas y protagonistas de esta historia el jueves 10 de diciembre –Día de los Derechos Humanos- volvimos al Congreso para acompañar y celebrar la media sanción. Volvimos porque nunca nos fuimos. Volvimos porque nunca bajamos los brazos. Volvimos porque en 2018 se sacó al aborto del closet y se habilitó el debate social logrando que se sostenga durante dos años en la agenda pública. Volvimos porque la movilización y la acción no cesaron, incluso en plena pandemia.

Una vez más obtuvimos la media sanción. Este 29 de diciembre volveremos al Senado. Esperemos celebrar este Año Nuevo un nuevo derecho conquistado con la alegría de saber que ya no hay motivos para el silencio y la clandestinidad.