POLÍTICA

Intenta acercarse al gobierno nacional

Morales pidió entrevista con Alberto Fernández pero lo atendió Máximo Kirchner

El gobernador de Jujuy Gerardo Morales acompañó a su legislador electo Jorge Rizzotti en la ceremonia de juramento en el Congreso de la Nación.

Morales pidió entrevista con Alberto Fernández pero lo atendió Máximo Kirchner

Aprovechando su viaje a Buenos Aires para la asunción de los Diputados Nacionales , o  viajando a la  capital con esa excusa, Gerardo  Morales intentó ayer reunirse y generar un vínculo con el Presidente electo Alberto Fernández que asumirá el 10 de diciembre.

Se pudo confirmar que ayer, el gobernador jujeño había solicitado audiencia Alberto Fernández. La sorpresa no fue que sea recibido, sino quién lo recibió. Morales junto al radical Cornejo, se encontró con el diputado Nacional Máximo Kirchner, acompañado por Santiago Cafiero y Sergio Massa, entre otros dirigentes.

En la reunión mantenida, que no fue muy extensa, entendió el mandatario jujeño que su principal interlocutor ante el gobierno nacional entrante sería el legislador nacional Kirchner, jefe del Bloque de Diputados del PJ, a quien Morales denunció por ser parte de la Ruta del Dinero K. Una causa que puso en el tapete a la gestión kirchnerista entre otras "causas armadas", donde el gobernador declaró que el mismo Eduardo Fellner le había confesado que traían valijas de dinero de Buenos Aires. Y en esta causa fue que la legisladora Balconte, ex integrante de la Red de Organizaciones Sociales,  presionada con causas a su familia y devenida oficialista, quien denunció al hoy diputado nacional Máximo Kirchner que recibía valijas de dinero. Hoy el contexto es otro para esas causas judiciales que promovió Morales al asumir y  que derivaron en la detención y posterior condena a Milagro Sala aún en vías de apelación.

Hoy, la realidad muestra que Morales inicia en los próximos días un segundo mandato, bajo una presidencia con otro color político, y que aún no puede dialogar directamente con Fernández.

La situación de la provincia no es la mejor ya que tiene un importante endeudamiento, deuda que se generó en estos cuatro años, donde Morales tomó la decisión de tomar créditos en pesos, dólares y euros que se deben pagar, apostando a ambiciosos proyectos que aún no generaron nada.

El presupuesto sancionado hace dos días para la provincia, es de ajuste pero no es consecuencia del gobierno de Fernández sino de la deuda adquirida por el gobernador y su equipo.

Es decir, es responsabilidad del gobierno provincial los números en rojo. Seria faltar a la verdad decir que el presidente Fernández sea responsable de enviar más dinero a Jujuy, por ejemplo para aumentar sueldos como insinuó la gestión radical. En todo caso serán aportes que el tesoro nacional podrá hacer dependiendo de futuras negociaciones. Dependerá de los interlocutores poner en claro cuál es el estado real de las finanzas provinciales -no ocultando números ni exhibiendo cifras dibujadas como lo hace ante los jujeños- y que gastos precisa solventar con ayuda de la Nación. 

La reunión, sorpresa de ayer, no fue venganza, sino que marca el camino  a seguir de otra gestión política muy diferente a la que se está retirando.

El acercamiento con las nuevas autoridades nacionales intentado por Gerardo Morales es una movida inevitable para quien conduce un estado provincial que no se autosustenta. Aunque el gobierno no lo reconozca el cierre de sus cuentas depende de los aportes nacionales, ellos son vitales ya que dedica el 77% de su presupuesto sólo a pagar los sueldos de una planta de empleados públicos que la gestión radical se encargó de ampliar largamente.