Ana María Grellet
Psicoanalista


El mundo de los semblantes y el mundo en su pulsión destructiva.   

10/03/2019. Desde el psicoanálisis Ana Maria Grellet nos habla de los efectos de la crisis que atravesamos.

Hoy me pregunto como practicante de psicoanálisis, que forma de análisis lograría captar de una manera cabal la amplia cantidad de flancos automatizados en lo social y la agudización de síntomas singulares. 

Aspectos sociales dan cuenta de un grado de desazón y poco deseo en las personas, cuando el amo aplanador invita a seguir a cambio de castigo y nada placentero. Estamos ante las múltiples voces que teatralizan la realidad poniéndole un velamiento necesario.  

Sin embargo el malestar de los sujetos acontece a pesar de todos los esfuerzos. Las violencias son el paradigma de este momento amenazado por una absoluta incertidumbre.  

A partir de ello pensemos en cada historia singular donde " eso" se tramita o no y aquellos que en sus núcleos privados son impactados de una manera brutal por las incidencias de la desesperanza.  

Adolescentes y niños con padres angustiados, padres impotentizados educadores sin brújula e instituciones violentadas por el peso de miradas persecutorias.   

Los sujetos tienen un desafío permanente ante la vida misma.  

El sentido lo daremos nosotros, pero cuando los paradigmas de la época están atravesados por el discurso del consumo (tener)son muchos los que se consumen en dicho propósito. Aún los carenciados de recursos económicos y fortalezas psíquicas quedan en este tejido social que los aborta.  

El propósito de este mensaje aparentemente desolador es la lectura de lo que acontece. Los placebos humanos fueron siempre la evasión o las falsas promesas, los mata penas como los llamaba Freud, drogas legales e ilegales.  

No hay forma de escapar al mundo. Tal vez el desafío más fuerte e importante es dejar de proclamar a un padre que nos cobije. El padre Estado, el padre que garantice. 

Responsables de hacer maniobras de invención, estamos invitados al convite de no seguir las reglas de los ideales inscriptos. Correrse de ellos implica un fuerte desafío.  

No hay dudas que lo contingente nos pone entre las cuerdas y de eso no escapamos sin herramientas propias.” En lo social cada uno en los espacios necesarios”. Nada se combate desde la comodidad.

Somos sujetos de derecho o sea responsables, claudicar en este terreno nos coloca en una tensión permanente con el otro que sería artífice de mi desgracia y una autoproclamación de perjudicados, eso nos lleva a esa tensión violenta del que no me complace. 

Este trabajo no deja de lado el discurso y accionar político que roza lo social y ante ese escenario los ciudadanos la suma de sujetos con tan diversas realidades se ven afectados y los actos no son sin consecuencia jamás. Los efectos tienen sus respuestas múltiples y diversas, no podemos negar que futurizar es un modo de verse a partir de lo que hoy nos toca vivir. 

 



MÁS OPINIONES