Juan Manuel Esquivel
Diputado provincial de FUyO/ Unidad Ciudadana


Mitomanías y estado usurpador

20/03/2019. Sobre el aprovechamiento de Gerardo Morales de obras de la Tupac Amaru

De los actos políticos encabezados por el gobernador Gerardo Morales el que protagonizó éste ultimo martes en la Sede de la Tupac Amaru, de la calle Alvear, fue el más berreta que pudimos ver los jujeños: largar la campaña electoral otra vez con el relato anti-tupac: ya nos cansó!

Milagro Sala junto a los tupaqueros construyeron esa sede al servicio de la gente. Los cimientos son tupaqueros le guste o no le guste al gobernador. Nuestra dirigente tuvo desicion y capacidad de gestión para construir para la gente.


Sabe Morales que el edificio y muchas obras de la Tupac NO pertenecen al Estado porque la personería jurídica de nuestra Organización solo está suspendida -en el marco de una serie de irregulares actos de gobierno- y que está judicializada en el Superior Tribunal de Justicia desde febrero de 2016 sin resolución de los supremos hasta la fecha.

Sabe el gobernador que la Sede –que hoy pone y estuvo al servicio del adulto mayor- es de la Organización Barrial Tupac Amaru; sabe que está poniendo al Estado en la delicada situación de ser un Estado usurpador y sabe Morales que por tres años (hasta julio de 2018), administramos ese edificio con compañeres brindado servicios sociales, culturales y deportivos sin pedir un solo peso. Pero resulta que justo ahora, en un acto de campaña electoral de muy bajo nivel, una vez más engaña a los jujeños inaugurando algo que no hizo y que no le pertenece ni a él ni al Estado.

Pero no es la primera vez que re-inaugura obras realizadas por la Tupac, total es más fácil esto que construir sus propias obras. Así, la realidad le viene ganando a la mitomanía por lejos!

Esto lo sabemos:

Prometió que en 3 años iba a hacer 11.000 viviendas, pero sólo entregó 800 casas.

Prometió que el Parque Solar (Cauchari) más grande de América comenzaría a funcionar en 2018, va gastando 8 mil millones (los Bonos Verdes) y aún no se instaló ni un solo panel solar.
 

Prometió terminar con los 20 años de la quiebra del Ingenio La Esperanza. En concreto de 1330 operarios hoy sólo trabajan 600 y los compradores colombianos huyeron de Jujuy.

Prometió una provincia segura con 600 cámaras: no instaló ninguna, y ya se comienzan a pagar los intereses del crédito en dólares.

Prometió un tren de Volcán a La Quiaca: la obra está paralizada luego de colocar rieles y durmientes sólo a lo largo de la estación Tumbaya-Tumbaya
 

Prometió ampliar la ruta nacional 34… ¿?

Prometió dos Zonas Francas… ¿?

Prometió tres diques… ¿?

Prometió 200 pozos de agua para dar vida a la Puna: hizo 25.

La realidad mata al relato: la pobreza en Jujuy es de casi llega al 35%. La desocupación es un flagelo: más de 15 mil personas esperan en una mágica Bolsa de Trabajo, aunque son los mismos que se anotaron para entrar luego en las Cooperativas (sólo 292 coop.x 16 integrantes habilitadas) tres años atrás.

Y la deuda provincial se cuadruplicó (48 MIL millones) y hoy representa cerca del 65% del presupuesto provincial.

La pretensión de inaugurar la Sede de la Tupac (inaugurada en 2008), es otra de las fantasías autoreferenciales de Morales. Por eso le decimos: basta de mentir a los jujeños, gobernador.

Basta de engañar con el relato de la paz, el trabajo y la unión que luego de tres años y medio de gestión resultan hueros a falta de correlato en la realidad.



MÁS OPINIONES